El monstruo del abanico

Para el reto Escribir jugando de Lidia Castro Návas (98 palabras)


Destruye todo a su paso. Casas, árboles, faroles, escaleras, palacios y la fuente central. Había hecho trizas la mitad de la aldea y se dispuso a destrozar la otra mitad. Sin embargo, Izanami llegó rápidamente a la plaza destrozada con un papel que le permitía saltarse temporalmente la restricción del Yomi. Atrapó al monstruo y le quitó el abanico. La mujer desposeída cayó al suelo.

― ¡Cuantas veces te dije que nosotros nos llevamos a los humanos al Yomi! ¡No jugamos con ellos! ― le reprendió la diosa.

―Ahora por tu culpa tenemos que dejarlos vivir por hoy ― dijo furiosa.

2 comentarios sobre “El monstruo del abanico

  1. Interesante historia, Galaxi 😀 Diosas con permisos para salir del Yomi, monstruos en abanicos que poseen humanas y juegan con ellas… jajaja Muy ingenioso, compañero.
    Muchas gracias de nuevo por participar en el reto de este mes. Un abrazo 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s