El callejón floral (1º Parte)

Escrito a los 12 años, solo lo retoqué un poco y lo dividí en partes, ya que es algo largo.

Esta imagen fue hecha recientemente para esta entrada.

La guerra floral se ha declarado. Fruandas y morandas se proponen extingir a la especie enemiga y no se detendrán hasta conseguirlo. Y todo por un malentendido de gran tamaño.

¿Qué pasó?

Todo ocurrió aquí, en el callejón floral. Un paraíso en esta parte del mundo, ya que tiene un buen clima todo el año. Esto se debe a que se encuentra justo en medio de dos cordilleras imponentes, en el punto donde estas se acercan más.

La cordillera Blanca es una cordillera alta y nevada, con picos blancos incluso en verano, pero que son más grandes en invierno. En cambio, la cordillera Roja es una cordillera relativamente más baja pero con volcanes en actividad y algunos inactivos. En los alrededores de cada una de las cordilleras el clima y las especies que lo habitan son diferentes, pero en el callejón floral la biodiversidad es relativamente pequeña pero es única. Es este el hogar de variedades únicas de abejas, mariposas, colibrís y flores. Entre ellas, las fruandas y las morandas.


Las fruandas son flores que viven cerca a la cordillera Blanca. Su hábitat se extiende a lo largo de las faldas de los nevados, desde la cota de nieve hasta el valle del callejón. Son flores azules de seis pétalos, frescas y bastante apetecidas por abejas. Adaptadas a vivir en el frío desde hace siglos, habitan ambos lados de la cordillera, pero la mayor población está en este callejón.

En cambio, las morandas son flores autóctonas de la cordillera Roja. Se extienden desde las faldas de los volcanes inactivos hasta el valle del callejón. Son flores rosadas de 5 pétalos bastante buscadas por colibrís. Necesitan un ambiente cálido para vivir, lo que no ha impedido que poblasen otras partes del mundo. Por ello las personas conocieron a las morandas antes que a las fruandas.

Estas dos especies solían vivir en paz y compartian el valle con el resto de especies. Pero ahora las fruandas se proponen acabar con las morandas y viceversa. ¿Qué pasó? ¿Fue culpa de las abejas? ¿O de los colibrís?

Bueno, lo contaré otro día. El cansancio me puede.

2 comentarios sobre “El callejón floral (1º Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s