El callejón floral (2º parte)

Primera parte


El callejón floral, ese lugar de verde cubierta y de gran biodiversidad. Tiene uno de los mejores climas de todo el planeta y dos flores representativas. Pero la reciente e inexplicable declaración de guerra entre las flores pueden cambiar esto para mal.

Al oeste se encuentra la cordillera Blanca, una cadena montañosa cubierta perpetuamente de nieve. En invierno la nieve cubre casi la mitad de las montañas y en verano la nieve se confina en la cima. Este es el hogar de las fruandas. Son flores de tallo alto y pétalos celestes que enfrian el aire a su alrededor. No alcanzan temperaturas extremas, pero el aroma de estas flores enfría considerablemente el aire. De hecho, varios insectos que están acostumbrados al aire caliente como los mosquitos no soportarían ni unos segundos al lado de estas flores.

Fruanda

No han sido dispersadas mucho por los hombres cuando llegaron porque ellos consideran a sus vecinas morandas más bonitas. Solo algunas personas las apreciaron por sus hermosos colores y sobre todo por su capacidad de repeler varios insectos indeseables. En verdad las morandas son muy afortunadas porque van a conocer muchos más lugares y van a ser vistas por más animales en varias partes fuera de este callejón que cada vez se hace más pequeño.

Cuando sus vecinas morandas se acercaron mucho al territorio fruanda, hubo reacciones muy hostiles. Las fruandas retrocedieron y se replegaron un poco porque en la tierra central, el prado verde del callejón, hacía calor. Al parecer el sol no es justo y calienta el centro más de lo debido. Por eso no es el ambiente adecuado para las flores frías.

Las fruandas estaban tristes. Sus vecinas se expandieron mucho más rápidamente y ellas se distrajeron. Ahora pagan por ello.


Pasaron los días. Las fruandas miranban los picos nevados en pleno crecimiento. El sol no calentaba mucho la tierra. Las fruandas más cercanas al valle disfrutaban del día. Una ráfaga de viento, una brisa fría y ligera pasó por el callejón en dirección a la cordillera Roja, hogar de las morandas. Se percataron del frío que hacía y de que el prado ahora estaba vacío. ¡Yupi! Ahora las fruandas podrían crecer hasta el prado o más allá. Las morandas no soportan el frío y eso les da ventaja.

Pasaron otros tantos días y volvió a hacer calor. Las fruandas se retiraron y las morandas florecieron en el prado. A los tantos días volvió a hacer frío en la cordillera y las fruandas volvieron a expandirse a costa de las morandas.

Lentamente comenzó la convivencia pacífica entre morandas y fruandas, una de las maravillas naturales del callejón Verde durante mucho tiempo. Es por esta demostración del equilibrio de la naturaleza que los pueblos comenzaron a establecerse en el callejón, especialmente en la parte donde suelen limitar los dos poblados de flores. Las personas que poblaron el valle pudieron explicar el ciclo de forma bastante sencilla: En primavera y otoño las dos flores tienen un territorio aproximadamente equivalente. En verano las morandas expanden su territorio mientras que las fruandas lo hacen en invierno. Desde un helicóptero o un avión en el cielo se puede filmar por un año entero el sincrónico vaivén de estas flores. De hecho, se hizo y se transmitió en un documental.


Pero aún no llego a la parte de la guerra entre las flores. Si tenían el equilibrio perfecto, ¿por qué terminaron peleando a muerte?

Me gustaría contartelo ahora, pero tengo que dormir ya. En unas semanas termino la historia de una vez. Mañana tengo bastante trabajo y es importante recargar energías.


Off-topic: En Navidad la tradición, por lo menos en la familia, es preparar un bonito regalo para los seres queridos, aún sin esperar nada a cambio. Constituye parte de la esencia de regalarnos cosas los unos a los otros que hacen de esta fecha tan especial. Por ello e inspirandome un poco en lo que hizo Rosa Boschetti (también tiene una sorpresa especial), he preparado algo como regalo de Navidad para todo aquel que pase por aquí y por todas las entradas de Diciembre.
Se trata de un simple calendario A4 por mes, ideal para tomar apuntes en cada día del año, desde la comida que cocinaremos hasta avances de proyectos y entregas de trabajos, fechas importantes, entre otras. Es algo simple hecho sobre todo con cariño.

Aquí está.

Felices fiestas y gracias por todo.

Un comentario sobre “El callejón floral (2º parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s